domingo, 19 de febrero de 2017

Noche hermosa

La noche está perfectamente hermosa;
puedo sentir la brisa invernal
acariciando mi rostro.
Tengo ganas de salir a danzar
sobre un cuerpo muerto,
y revivirlo con mis movimientos.
Detrás de unos velos alborotados,
se encuentra mi suave piel.
Tomo mis botas más largas,
mi vestido rojo,
y allí voy,
moviendo las caderas
de derecha a izquierda,
para después poder moverlas,
de arriba hacia abajo...
La noche está perfectamente hermosa;
puedo sentir la luz de la ciudad
iluminándome los ojos.
Estoy expectante
de encontrarte por aquí.
Sigo moviendo mis caderas
de un lado a otro,
miro de reojo
quiero ver tu cuerpo deslumbrante.
No tengo frío,
siento tu presencia acercarse,
me pongo nerviosa,
me pongo ansiosa,
siento las mejillas coloradas,
pues te acabo de encontrar
perdido en la ciudad.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada